navas de san antonio: dehesas con historia

gallery/web_ermitasanantonio

Aunque muy probablemente el origen de Navas de San Antonio se sitúe en torno al siglo XIII, común a las demás aldeas que la rodean, las primeras citas conocidas de este pueblo provienen de los años 1442 y1446, en las que se le conoce simplemente como Las Navas. Solo dos años después, en 1448, el príncipe Enrique, el futuro Enrique IV, dicta que Zarzuela del Monte y Las Navas sean un solo término. Realmente, no debieron hacerle mucho caso o al menos no durante mucho tiempo, pues en el “censo de los obispos de 1587” aparecen las dos localidades por separado y, además, Navas doblaba en población a Zarzuela. Eso sí, desde entonces se llamó Navas de Zarzuela, quizás para disimular ante Enrique IV.

En 1455 el fiel de fechos (el notario de la época) Martín Gómez recoge la aparición de San Antonio en hasta tres ocasiones en término de Navas. No se tardó mucho en levantar en el milagroso terreno una ermita en honor al santo, que comenzó a ser venerado en el lugar. La devoción fue a más con el paso del tiempo, y es a partir del siglo XVII cuando se empieza a conocer el pueblo como Navas de San Antonio. La ermita de San Antonio del Cerro se reformó en el siglo XVIII.

Presenta además el pueblo de Navas de San Antonio dos edificios de gran importancia: La iglesia de San Nicolás de Bari, un magnífico edificio construido en el siglo XVI. En este templo destaca la bóveda de la capilla mayor, con un trazado sin igual, además, está apoyada sobre unas ménsulas a su vez únicas en toda la Tierra de Segovia. Por todo ello, este edificio fue declarado Bien de interés Cultural. El otro edificio es la llamada “panera Real”. Edificio del siglo XVIII, está considerado como uno de los restos de arquitectura civil más importantes de la provincia de Segovia. Hubo tres edificios que suministraban grano a Madrid: Uno en Guadarrama, otro en Arévalo y este de Navas de San Antonio que es el mejor conservado.

Ermita de San Antonio del Cerro